Contáctanos

Internacional

Yemen está en una cuenta regresiva hacia una hambruna catastrófica

El director del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley, pidió al Consejo de Seguridad, a los donantes y al Gobierno yemení que no abandonen a las personas que están pasando hambre.

Redacción

La tarea más urgente en Yemen es prevenir una hambruna generalizada, advirtió el coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU este miércoles ante el Consejo de Seguridad.

Mark Lowcock aseguró que el riesgo está creciendo y la desnutrición nunca ha sido peor, con uno de cuatro niños que padece desnutrición aguda en algunas partes del país.

Lowcock expresó que palabras como “desnutrición aguda”, “inseguridad alimentaria” y “mortalidad excesiva” son términos técnicos neutrales que oscurecen los horrores infligidos por el hambre.

El experto explicó que, sin alimentos, el metabolismo del cuerpo se ralentiza para preservar la energía de los órganos vitales. Con hambre y debilidad, las personas a menudo se fatigan, se irritan y se confunden y el sistema inmunológico pierde fuerza. Entonces, a medida que mueren de hambre, las personas, especialmente los niños, tienen más probabilidades de enfermarse y aún quienes logran escapar la enfermedad mueren cuando su cuerpo comienza a consumir sus propios músculos, incluido el corazón.

“Es una muerte terrible, agonizante y humillante, y es particularmente cruel en un mundo como el nuestro, donde hay comida más que suficiente para todos…Los yemenitas no se están muriendo de hambre, los están matando de hambre”, denunció.

El director del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley, pidió al Consejo de Seguridad, a los donantes y al Gobierno yemení que no abandonen a las personas que están pasando hambre.

“El año pasado logramos prevenir la hambruna, y este año lo podemos volver a hacer. Estamos en la cuenta regresiva hacia una catástrofe en Yemen y si ignoramos lo que está sucediendo, Yemen se verá hundido en una hambruna devastadora”, advirtió.

Lowcock y Beasley pidieron mayor ayuda financiera para los programas humanitarios, una reducción de los obstáculos en el terreno para entregar alimentos, y un compromiso de las partes para acabar con la guerra y los ataques a civiles.