Contáctanos

Lo más viral

The Cebrit: el drama de un padre para encontrar el peluche favorito de su hija

El padre contó que nadie sabe cómo llegó el peluche, pues un día apareció en manos de la pequeña, aunque ella inmediatamente mostró agrado por él. Siguió y explicó que el peluche desapareció el 4 de enero.

Redacción

Iván Repila contó la odisea que vivió para encontrar a The Cebrit, el peluche favorito de su hija que es imprescindible para que la pequeña duerma por la noche.

El drama llegó cuando no era capaz de encontrar al muñeco. Varias personas se han sentido identificadas con esta historia.

A través de un hilo en Twitter, contó que se trata de “un muñequito sarnoso que no se puede lavar ni perder porque lo necesita para dormir”.

“De hecho, a veces tengo más miedo de perder ese muñeco que de perder a mi hija: a ella se la puede encontrar por el rastro de destrucción que deja”, dijo.

Comentó que nadie sabe cómo llegó, pues un día apareció en manos de la pequeña, aunque ella inmediatamente mostró agrado por él. Siguió y explicó que el peluche desapareció el 4 de enero.

“A medida que la tarde iba pasando, mi mujer y yo, cada vez más tensos, dedicábamos ratos entre juegos a buscar The Cebrit por toda la casa. Pero The Cebrit no estaba en ninguno de los lugares habituales”, mencionó.

Iván narró que el temor aumentó porque su suegra hizo limpieza general, y que incluso donó algunas cosas. “La tensión en el hogar era patente”, refirió.

En pocas palabras, “pusieron la casa de cabeza”, buscaron por todas partes, incluso temieron que se fue en las cosas por donar; el terror de los padres y la suegra era que llegara la hora de dormir para la pequeña, y que preguntara por The Cebrit.

“Empezamos a quitarle la ropa. Mi mujer y yo sollozando discretamente, mirándonos de reojo, preguntándonos en qué contenedor, en qué bolsa de basura, dónde habíamos fallado. La niña empieza a gritar Eita, Eita, como todas las noches. Nosotros nos desmoronamos”, contó.

Al final, dijo que cuando todos se dieron por vencidos, sacaron la pijama de la nena, y justo en la manga, apareció el peluche.

La historia, por su peculiar ternura, rápidamente se viralizó.