Contáctanos

Cultura

Teatro del Bosque Julio Castillo levanta el telón con Homo Box Machina, ensayo escenotécnico sobre el placer

Se define como un “ensayo escenotécnico”, el cual consiste en un proyecto basado en la convergencia de múltiples disciplinas técnicas del escenario, como el diseño multimedia, el diseño sonoro, entre otros.

Redacción

La actividad escénica en el Teatro del Bosque Julio Castillo regresará el próximo 22 de octubre con el estreno de la puesta en escena Homo Box Machina, ensayo escenotécnico sobre el placer, a cargo de las compañías Engranaje Invertebrado y El Rinoceronte Enamorado.

En el marco de la campaña “Contigo en la distancia” de la Secretaría de Cultura y #VolverAVerte del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), las funciones se llevarán a cabo los jueves y viernes a las 20 horas, sábados a las 19 y domingos a las 18 horas, del 22 de octubre al 15 de noviembre. Además, se realizarán dos funciones digitales gratuitas en vivo, los viernes 6 y 13 de noviembre a las 13 horas, mediante Escenario Digital, plataforma del sitio web: teatro.inba.gob.mx/escenariodigital.

Homo Box Machina se define como un “ensayo escenotécnico”, el cual consiste en un proyecto basado en la convergencia de múltiples disciplinas técnicas del escenario, como el diseño multimedia, el diseño sonoro, el diseño espacial y de iluminación, los cuales se complementan y dialogan entre sí, crean y configuran un dispositivo performático cuyos elementos podrán tener relación con el espectador. Entre ellos podremos encontrar pantallas tridimensionales y objetos mecánicos que realizarán movimientos hipnóticos, además de un diseño sonoro envolvente que rodeará a los espectadores.

Este proyecto basado en textos de Shaday Larios, Edén Coronado, Xandra Orive, Diego Álvarez Robledo y Ángel Hernández, cuenta con dirección escénica y videoarte de iluminación de Caín Coronado y Daniel Primo, dispositivo multimedia de Héctor Cruz Juárez, diseño sonoro de Joaquín López Chas, música original de Yeudiel Infante y Alejandro Tux, así como la participación especial de la planta técnica del Teatro del Bosque Julio Castillo.

Viaje sensorial alrededor del placer

En Homo Box Machina no hay actores. Las y los espectadores se encuentran en relación directa con el dispositivo, sin un intermediario portador del discurso, con lo que se busca generar relaciones sensoriales a través de la percepción. Los sentidos de cada persona serán estimulados de diferentes formas para permitir adentrarse en el viaje conceptual de la puesta en escena.

Ante la interrogante de si existe una narrativa en la obra, Karla Sánchez, encargada del diseño de producción del montaje, mencionó: “Existe una narrativa, sin embargo no se cuenta una historia. Es una narración fragmentada que comienza con la presentación del universo teatral oculto, pues el público podrá ver cómo se transforma el espacio cotidiano del teatro en el espacio de la ficción.

“Después, irá avanzando por distintas aristas alrededor del placer: ¿Qué entendemos por belleza? ¿Cómo funciona el placer en nuestro cuerpo? ¿Qué nos produce placer? Todo a través de una narrativa que apela a la sensibilidad y percepción de las y los espectadores, mediante estímulos sensoriales en lugar de palabras como tal”, puntualizó.

Medidas sanitarias

Con un estricto protocolo que incluye el uso de cubreboca al interior del recinto, la sana distancia, la sanitización de la sala previamente a la entrada del público y la aplicación de un filtro sanitario en el que se le tomará la temperatura a cada asistente para garantizar que no tenga más de 37.4ºC, se proporcionará gel antibacterial y se instalará un tapete desinfectante, además de contar con la señalética indicada en muros y pasillos; la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el INBAL, a través de la Coordinación Nacional de Teatro, levantarán el telón del Teatro del Bosque Julio Castillo con aforo al 30% de su capacidad.