Contáctanos

Entretenimiento

Nohbords cautiva al público del Teatro de la Danza Guillermina Bravo con composición escénica sensorial

Los cuatro bailarines demostraron sus habilidades corporales alcanzadas tras las investigaciones que han realizado en una especie de laboratorio en torno al equilibrio, el peso, la gravedad, la suspensión y el vértigo

Redacción

Cautivos quedaron los espectadores que se han dado cita en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo al ser testigos de un hecho escénico poético generado por los movimientos de los integrantes de la compañía Nohbords, quienes se apoderaron del escenario para detonar la composición escénica Dorje.

En su función, el recinto dancístico del Centro Cultural del Bosque volvió a recibir a los amantes de la danza que acataron los protocolos establecidos. Nuevamente las butacas fueron ocupadas por un público mayoritariamente juvenil.

Los espectadores compartieron otra vez su alegría de regresar al teatro. Respetaron la sana distancia en la fila, portando el cubreboca. Para el ingreso, el personal del Teatro de la Danza Guillermina Bravo aplicó los protocolos de sanitización al público, quien colaboró en todo momento desde el inicio y hasta el final de la función.

Levantado el telón, la agrupación Nohbords -dirigida por el bailarín, coreógrafo y artista visual Diego Mur- demostró el porqué es una de las nuevas apuestas dancísticas de vanguardia en México; exaltaron su apuesta por el cuerpo como fuente de inspiración para explorar los diferentes conceptos y patrones de movimiento.

A través de sus poderosas ejecuciones, los cuatro bailarines demostraron sus habilidades corporales alcanzadas tras las investigaciones que han realizado en una especie de laboratorio en torno al equilibrio, el peso, la gravedad, la suspensión y el vértigo. Los espectadores fueron testigos de movimientos sui géneris que conducían a los intérpretes a estados físicos y mentales complejos.

Dorje sumergió al público en una experiencia sensorial conceptual, en la que cada uno de los intérpretes fue construyendo imágenes, signos y símbolos que buscaron detonar códigos universales. Al principio, cuerpos desnudos fusionándose en figuras amorfas. Después, bailarines ejerciendo el poder de movimiento de sus cuerpos. Todo, cobijado bajo una atmósfera de luz y sonido de enorme carga energética.

Con esta pieza, la compañía invita a reflexionar en torno a los ciclos, a lo interminable, a los patrones y sus repeticiones. También a pensar en la violencia física y emocional y en la responsabilidad de tiene cada ser humano sobre su vida.

Diego Mur y su compañía agradecieron la oportunidad de estar en este recinto y de hacerlo en medio de una contingencia sanitaria, ya que el arte es un aliciente para la humanidad: “Vivimos tiempos difíciles, pero agradecemos esta oportunidad de traer arte”.

Saliendo de la función, asistentes compartieron su sentir. Coincidieron que el arte sigue siendo necesario para mantener un estado emocional saludable. También destacaron el sentirse protegidos porque fueron recibidos con profesionalismo y cuidado por parte del personal encargado de los protocolos sanitarios. Todos prometieron regresar y contribuir a reactivar la actividad cultural.

Dorje, de la compañía Nohbords, se presenta este domingo 25, a las 18 horas en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque. El costo de entrada es de 80 pesos, con los respectivos descuentos: 50% a maestros y estudiantes; y 75% a beneficiarios del INAPAM. Los boletos pueden adquirirse directamente en taquillas del CCB.