Contáctanos

Internacional

No se dedica suficiente dinero a la paz: ONU

Según el informe del Banco Mundial Fragilidad y Conflicto, un 20% de la población de Oriente Medio y del Norte de África vive próxima a un conflicto de gran alcance.

Redacción

Abordar los lazos entre los conflictos y la fragilidad de las sociedades “es un componente esencial de la paz y la seguridad internacional”, ha asegurado el Secretario General de la ONU este miércoles en una sesión del Consejo de Seguridad dedicada al desafío de mantener la paz en escenarios de gran vulnerabilidad.

“La fragilidad y el conflicto están entre los mayores obstáculos para el cumplimiento de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible”, sostuvo António Guterres.

A eso se añade que los conflictos se han hecho más complejos, ya que se producen en un contexto de mayor regionalización, de la proliferación de grupos armados no estatales y de su vinculación a intereses criminales y terroristas. Además, duran más tiempo y se hacen más difíciles de resolver.

Según el informe del Banco Mundial Fragilidad y Conflicto, un 20% de la población de Oriente Medio y del Norte de África vive próxima a un conflicto de gran alcance. Como consecuencia, las necesidades humanitarias se han multiplicado, llegando a los niveles más altos después de la Segunda Guerra Mundial: el número de personas en peligro de morir de inanición se ha doblado.

Frente a ello, los mecanismos internacionales para gestionar los conflictos han sido “estirados hasta un punto de ruptura”, dijo Guterres, lo que hace que varios países se encuentren en el círculo vicioso en el que el conflicto alimenta la pobreza y la fragilidad institucional que a su vez hace menos resilientes a las sociedades y las posibilidades de que se logre la paz.

Para el año 2030, el Banco Mundial estima que dos tercios del mundo que vive en la extrema pobreza habitará en países afectados por los conflictos.

Una situación que, según el responsable de la ONU, se ha visto exacerbada por la pandemia de COVID-19, que ha provocado que, en 2020, por primera vez en 20 años, la extrema pobreza haya aumentado. Se espera que la contracción económica en los países afectados por los conflictos arroje entre 18 y 27 millones de personas a la extrema pobreza.

A ello se suma la ampliación de la brecha entre los géneros, al haber retrocedido décadas la participación de la mujer en el mercado laboral.

Mientras, el cambio climático se cierne sobre el horizonte como una fuerza mayor de inseguridad. “No es una coincidencia que, de los 15 países más susceptibles al impacto del cambio de clima, ocho tengan una misión de mantenimiento de la paz de la ONU o una misión política”, observó Guterres.