Contáctanos

Internacional

Entregan Premio Nobel de la Paz 2020 al Programa Mundial de Alimentos (PMA)

El mundo corre el peligro de sufrir una crisis de hambre de proporciones inconcebibles si el Programa Mundial de Alimentos y otras organizaciones de asistencia alimentaria no reciben el apoyo financiero que han solicitado.

Redacción

El Comité Noruego del Nobel ha decidido otorgar el Premio Nobel de la Paz 2020 al Programa Mundial de Alimentos (PMA), por sus esfuerzos para combatir el hambre, su contribución a mejorar las condiciones de paz en las zonas afectadas por conflictos y actuar como fuerza impulsora en esfuerzos para prevenir el uso del hambre como arma de guerra y conflicto.

Se trata de la organización humanitaria más grande del mundo que se ocupa del hambre y promueve la seguridad alimentaria. 

En 2019, el PMA brindó asistencia a cerca de 100 millones de personas en 88 países que son víctimas de la inseguridad alimentaria aguda y el hambre. En 2015, la erradicación del hambre se adoptó como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. 

El PMA es el principal instrumento de las Naciones Unidas para lograr este objetivo, y en los últimos años, la situación ha dado un giro negativo. En 2019, 135 millones de personas padecieron hambre aguda, la cifra más alta en muchos años. La mayor parte del aumento se debió a la guerra y los conflictos armados.

La pandemia de coronavirus ha contribuido a un fuerte repunte del número de víctimas del hambre en el mundo. En países como Yemen, la República Democrática del Congo, Nigeria, Sudán del Sur y Burkina Faso, la combinación de conflicto violento y pandemia ha llevado a un aumento dramático en el número de personas que viven al borde de la inanición. Frente a la pandemia, el Programa Mundial de Alimentos ha demostrado una capacidad impresionante para intensificar sus esfuerzos. Como ha dicho la propia organización, “Hasta el día en que tengamos una vacuna médica, la comida es la mejor vacuna contra el caos”.

El mundo corre el peligro de sufrir una crisis de hambre de proporciones inconcebibles si el Programa Mundial de Alimentos y otras organizaciones de asistencia alimentaria no reciben el apoyo financiero que han solicitado.

El vínculo entre el hambre y los conflictos armados es un círculo vicioso: la guerra y los conflictos pueden provocar inseguridad alimentaria y hambre, al igual que el hambre y la inseguridad alimentaria pueden provocar la aparición de conflictos latentes y desencadenar el uso de la violencia. Nunca alcanzaremos el objetivo del hambre cero a menos que también pongamos fin a la guerra y los conflictos armados.

FUENTE: https://www.nobelprize.org/