Contáctanos

Deportes

El trabajo honrado y digno tiene frutos, el premio es uno de ellos: Lucila Venegas

La silbante tapatía es la tercera mujer en recibir el Premio Nacional del Deporte, en la categoría árbitro-juez; desde 2005 se desarrolla como árbitra profesional

Redacción

“Orgullosa y comprometida”, es como se describe la tapatía Lucila Venegas Montes, árbitro de futbol, que recientemente fue designada como ganadora del Premio Nacional del Deporte 2020 (PND), en el rubro de árbitro-juez, un reconocimiento que se sostiene en 21 años de trabajo y disciplina, esto desde la primera vez que pitó un partido, pues su carrera como silbante en el balompié mexicano, que tomó mayor sentido en 2005 cuando se adentró en el ámbito profesional, abre camino para las mujeres en el deporte y este año lo consolida.

Su valiosa labor la ha catapultado al plano internacional. Venegas Montes, se convirtió en la tercera mujer en recibir este premio, esto desde el 2012 en que se anexó la categoría de árbitro-juez, teniendo como primeras galardonadas a Noemi Valenzo, en la disciplina de gimnasia, y Nubia Elizabeth Segundo Flores, en 2016, por su actuación como juez en la disciplina de taekwondo.

Tras recibir la máxima distinción del deporte mexicano, Venegas Montes se mostró orgullosa y comprometida a seguir trabajando en una carrera que le ha brindado una gran cantidad de alegrías. “Me siento muy orgullosa, pero también comprometida de no quedarme ahí. Para mí es un gran honor tener a gente cercana que te empuja a seguir adelante y a superarte; es un orgullo, pero una gran responsabilidad también”, comentó a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE).

Lucila Venegas, también fue reconocida en su natal Guadalajara, Jalisco, donde ingresó al Salón de la Fama y recibió el Premio al Mérito Deportivo 2019, ceremonia que compartió con Jessica Salazar Valles, ganadora del PND 2020, en la categoría deportista no profesional.

“El año pasado, afortunadamente, fue muy provechoso para mí, porque en Jalisco me reconocieron en el Salón de la Fama y con el Mérito Deportivo en Guadalajara, ahí, bromeaba con Jessi (Salazar), decía que es un presagio y mira, es un gran honor, tener a gente cercana como ella y como Iván (Ruiz), que también es mi entrenador”, reveló. 

El acercamiento con el entrenador nacional de ciclismo, Iván Ruiz Muñoz, se dio en 2014, cuando Venegas Montes lo contacto para que llevara sus entrenamientos en velocidad, pues el objetivo que tenía la silbante era llegar en condiciones óptimas al Mundial de Futbol Femenil Canadá 2015.

“Es un genio, un estudioso, que ha aportado a mi vida enormemente. Empezamos a trabajar juntos a finales de 2014, que me clasifiqué para ir al Mundial de Canadá 2015, y el año después, fueron los Olímpicos en Río 2016; siempre he estado trabajando con él para mejorar la velocidad, porque yo dije que quería tener esa explosividad que tienen sus chicas en la bicicleta, Daniela Gaxiola y Jessica Salazar“, comentó.

Asimismo, dijo estar contenta de compartir esto con Iván Ruiz, que también fue Premio Nacional en 2018.

“Él, estaba feliz, extasiado de tener a dos de sus atletas en ese marco, estaba tan feliz que me dijo: ‘qué te falta por hacer, ya retírate’, pero todavía no, porque hay cosas que superar”, explicó.

Por lo anterior, dedicó este premio a su amigo y entrenador, así como a su familia, amigos y todo el equipo que se encuentra detrás de ella y que la motivan a seguir haciendo un gran trabajo dentro del campo de juego.

“Agradecer a mi familia, a toda la gente que está detrás de mí, apoyando mi carrera, a mis jefes, a la gente que, aunque no me conoce, luego se paran para pedirme una foto, eso es un gran orgullo y estoy totalmente agradecida con esas personas; decirles que el trabajo honrado y digno tiene sus frutos, y por supuesto a Iván, que, si no fuera por él, no estuviera aquí”, destacó.