Contáctanos

Entretenimiento

Desarrollan videojuegos sobre conservación del patrimonio histórico

En edición virtual debido a la contingencia sanitaria, la “Mini Game Work Jam Virtual” abordó el patrimonio cultural dañado por los sismos de septiembre de 2017

Redacción

Ayudar a conservar y restaurar la Catedral Metropolitana construyendo andamios para alcanzar los puntos dañados, embarcarse en una aventura transpacífica para rehabilitar la reja de su coro o, de la mano de Manuel Tolsá, adentrarse en una aventura para intervenir la escultura La Esperanza, que sufrió daños por el sismo del 19 de septiembre de 2017, son algunas de las propuestas de videojuegos derivadas de la “Mini Game Work Jam Virtual de Conservación del Patrimonio Histórico”.

Echando mano de la gamificación (uso de la mecánica de los juegos en el ámbito educativo) para llegar a otros públicos, como parte de su labor en la conservación, investigación y difusión del legado histórico-cultural del país, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) organizó este encuentro lúdico, a través de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), en colaboración con el Laboratorio de Juegos del Centro de Cultura Digital (CCD).

Con la idea de desarrollar juegos sobre conservación del patrimonio histórico, en esta edición virtual, debido a la contingencia sanitaria, la “Mini Game Work Jam Virtual” abordó el patrimonio cultural dañado por los sismos de septiembre de 2017, en particular las esculturas que rematan la Catedral Metropolitana, pues es prioridad del INAH recuperar los bienes siniestrados por estos fenómenos naturales.

Así lo explicó la subdirectora de Vinculación y Enlace de la Dirección de Gestión y Vinculación de la CNCPC del INAH, Sabrina Ruiz Freeman, quien detalló que la idea de esta colaboración con el CCD es llegar a más público y generar, a través de alianzas, proyectos innovadores que aprovechen las bondades de los videojuegos y juegos de mesa, como herramientas de aprendizaje.

Para esta ocasión, explicó, tras las convocatorias dirigidas a todos los interesados en el desarrollo de juegos o productos lúdicos, los participantes (de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, El Salvador, México, Panamá, Perú y Reino Unido) escucharon las charlas introductorias con especialistas en temas de conservación del patrimonio histórico y de desarrollo de juegos, como la encargada sismos en la Ciudad de México, por parte de la CNCPC del INAH, la restauradora Lucía de la Parra y de la Lama, así como el director regional del Departamento de Arte, región Ciudad de México, del Instituto Tecnológico de Monterrey, Jacinto Quesnel Álvarez.

Posteriormente, se celebró la “Mini Game Work Jam”, donde los equipos integrados por un diseñador de juegos, un especialista en conservación y restauración o en historia, un director de arte y un programador, desarrollaron los proyectos con sus respectivos documentos de diseño de juego, lo que dio paso a la creación de los productos lúdicos, con el apoyo y seguimiento de mentores de Argentina, Colombia y México, cuyo resultado fueron cinco proyectos que generaron un videojuego: “Andamios y restauradores”, “Patrimonio en apuros”, “Las peripecias de la Catedral”, “Restauradores en el tiempo” y “Tumbaga”.

En el evento de premiación, transmitido a través de la página de Facebook “Mermelada de Juego”, como parte de la campaña “Contigo en la distancia”, de la Secretaría de Cultura, la titular de la CNCPC del INAH, María del Carmen Castro Barrera, manifestó que en esta colaboración donde se generaron las minijams, fue interesante proponer un tema como la restauración de La Esperanza, una de las tres esculturas que rematan a la Catedral Metropolitana, la cual resultó dañada al caer, con la idea de ver qué podían proponer los jóvenes para ayudarlos a difundir las actividades que hacen como restauradores.

Por su parte, el director del Laboratorio de Juegos del CCD, Héctor Guerrero Merchant, a nombre de la directora de ese centro, Mariana Delgado, manifestó que, basándose en características como la originalidad, innovación, jugabilidad o creatividad, los integrantes de la CNCPC del INAH y de la instancia que él representa, seleccionaron a los ganadores del certamen: el primer lugar fue para el videojuego “Andamios y restauradores”, el segundo para “Tumbaga” y el tercero para “Las peripecias de la Catedral”, a cuyos creadores se les otorgaron sus respectivos reconocimientos.

La primera edición de la “Mini Game Jam”, realizada en septiembre de 2019, en las instalaciones de la CNCPC, con el tema de conservación del patrimonio arqueológico, en concreto, la preservación de la tumba de Pakal, resultó en la creación de dos juegos de mesa y tres videojuegos. Los productos lúdicos de la “Mini Game Work Jam Virtual de Conservación del Patrimonio Histórico” pueden jugarse en línea.