Contáctanos

Deportes

Demita Vega brilla en 2020 con boleto a sus terceros Juegos Olímpicos

En los últimos 9 meses se han vivido momentos complicados en México, de los cuales, 8, la especialista en tablavela estuvo completamente alejada de las competencias, manteniéndose en forma solo con entrenamientos en solitario

Redacción

El ansiado pase a sus terceros Juegos Olímpicos, un Premio Estatal del Deporte en Quintana Roo y dos competencias internacionales, fue el saldo deportivo que este atípico año 2020, dejó en la extensa carrera de la velerista nacional Demita Vega de Lille, pues con todos los altibajos que se presentaron, como la inactividad debido a la pandemia por el coronavirus, la mexicana supo salir avante.

Por tal motivo, en los últimos nueve meses se han vivido momentos complicados en México, de los cuales, ocho, la especialista en tablavela estuvo completamente alejada de las competencias, manteniéndose motivada y en forma solo a base de entrenamientos en solitario y posteriormente en grupo para poner fin a la larga pausa, esto en el Campeonato Europeo, que se realizó en noviembre en Vilamoura, Portugal, y con el que adelantó el circuito del próximo año.

“En el agua solo tuve un receso de dos semanas, porque donde vivo es una isla y podemos acceder al mar mientras no estés en contacto con nadie y la SEMAR (Secretaría de Marina) nos proporcionó un permiso especial a los seleccionados olímpicos para poder navegar, pero desde abril hasta ahora sí estuve entrenando, afortunadamente”, comentó a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE).

Antes de que la emergencia sanitaria se declarara a nivel mundial, Vega de Lille inició de una manera inmejorable el año, pues en enero, durante la Copa del Mundo de la especialidad, celebrada en Miami, Florida, la cozumeleña le puso su nombre a la plaza olímpica, que se logró en el Campeonato Mundial en octubre de 2019 en Italia, al conseguir la medalla áurea de su categoría. 

De ese modo, y con el boleto en la bolsa a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tras haber representado a México en Beijing 2008 y Río 2016, Demita Vega arrancó su preparación en febrero en Cozumel, y contaba con un nutrido calendario hasta julio donde comenzaría la magna cita deportiva; sin embargo, los planes cambiaron rotundamente en marzo con su aplazamiento y la cancelación de todo evento.

No obstante, y aunque solo tuvo un par de competencias internacionales este año, la velerista no pierde la motivación y con el plan de reanudar actividades en enero en Estados Unidos, reconoce que el amor por su deporte es lo que la impulsa en la lucha de sus objetivos.

“Creo que la fórmula o el secreto es que tengo mucho amor por el deporte que hago y creo que si no amas lo que haces nada puede salir bien, parecería lógico, pero hay varios deportes que aunque no estén totalmente enamorados de lo que hacen también se puede lograr ser bueno, pero en el caso de mi deporte, es uno que yo amo, independientemente de que fuera a Juegos Olímpicos o no, es parte de mí y lo haría por el resto de mi vida de ser posible, por ello es que el amor a mi deporte me hace no cansarme de él, estar motivada y mantenerme a lo largo de tanto tiempo”, compartió.

PREMIO ESTATAL DEL DEPORTE 2020, UN ALICIENTE

Pese a todo el complicado panorama y estar alejada tantos meses de las regatas, Demita Vega fue reconocida en octubre con el Premio Estatal del Deporte, en Quintana Roo, tras haber conseguido su pase a Juegos Olímpicos, un reconocimiento que la mexicana calificó de “especial” tras todo lo sorteado en época de pandemia.

“Es un premio que he ganado dos veces con anterioridad, pero éste siento que le tengo muchísimo más cariño por las circunstancias en las que estamos viviendo; no ha sido fácil poder desarrollar todo el trabajo, hacer los entrenamientos, ha sido un año súper difícil y recibir ese premio me incentiva para decirme que voy por buen camino”, puntualizó.