Contáctanos

Local

Campos de terciopelo y cempasúchil en Atlixco dan la bienvenida a la temporada de muertos

El naranja y fiucsa de las flores engalanan los cultivos, y ni se diga del exquisito olor que desprenden estas flores; se dice que los mexicas, durante la época prehispánica, eligieron al cempasúchil para cubrir los altares.

Monserrat Navedo

Los campos de Atlixco comenzaron a cubrirse de terciopelo y cempasúchil, anunciando así, la llegada de la temporada de muertos.

El naranja y fiucsa de las flores engalanan los cultivos, y ni se diga del exquisito olor que desprenden estas flores.

La “flor de veinte pétalos”, es su significado en lengua náhuatl, florece después de la época de lluvias.

La caracteriza ese color amarillo intenso, pero también lo hace su tallo que puede llegar a medir hasta un metro de altura y sus botones que alcanzan los cinco centímetros de diámetro.

Se dice que los mexicas, durante la época prehispánica, eligieron al cempasúchil para cubrir los altares, ofrendas y entierros de sus muertos.

Esta tradición se mantiene viva hasta nuestros días, haciendo a la Flor de los veinte pétalos parte de los protagonistas del Día de Muertos.